fbpx
Consejos perrunos

Consejos para disfrutar de la playa con tu perro

Consejos para disfrutar de la playa con tu perro

Consejos para disfrutar de la playa con tu perro

¿Estás preparando tus vacaciones con tu mascota? Si ese es tu caso aquí tienes algunos Consejos para disfrutar de la playa con tu perro.

Elección de la playa

Cada vez hay más playas dónde poder disfrutar junto con tu perro en verano. Si vas a ir a un destino de playa junto con tu perro y no quieres, o no puede, quedarse en el hotel/apartamento elige bien tu destino para que podáis pasar el día en la playa juntos sin problemas.

Aquí te dejamos unos consejos para poder disfrutar con tu perro de las vacaciones.

Prepara tu viaje

Antes de irte de viaje con tu perro, como uno más de la familia, debes prepararle su maleta. Además de su comida, sus cuencos y cama debes preveer algunas cosas más.

Si tu perro se marea en el coche, visita a tu veterinario para que te aconseje qué puede tomar antes de iniciar el viaje y que sea lo más cómodo posible.

Prepara un bebedero portátil, te vendrá muy bien en la playa, crema protectora solar y una crema contra las picaduras de medusas en caso de emergencias. Además, si tu perrete es delicado de estómago, puedes añadir un producto contra las diarreas como Firm up!.

Y por supuesto su juguete favorito, como estos mordedores de Rogz Scrubz.

Los rayos del sol

No dejes que tu perro se exponga al sol en las horas centrales del día y utiliza un protector solar como mínimo de FP50.

Los Rayos Ultra Violeta (UV) tienen un efecto destructivo sobre las células que forman parte de la piel, tanto en humanos con en perros. Por ello es de suma importancia llevar una buena crema protectora, ya que hay zonas de su piel que no están protegidas por el pelaje, como por ejemplo la barriga y ciertas zonas de la cabeza. Debes tener especial cuidado con los perros de pelaje blanco y nariz rosada, pues son más sensibles al sol.

La Arena

Evita pasear a tu perro por la arena en las horas centrales del día. Si la arena quema para ti, seguramente también quema para tu perro. Si tu mascota está acostumbrada a estar dentro de casa es posible que tenga las almohadillas de las patas muy sensibles y se le dañen con la arena caliente.

Hay perros a los que les encanta . Vigila que a tu perro no le de por comer arena, puede resultar peligroso para su sistema digestivo y puede provocarle incluso la muerte. Si después de ir a la playa, notas que tu perro no tiene ganas de comer, puede ser un síntoma de que haya comido demasiada arena.

Los perros son expertos en encontrar objetos extraños en la arena. Aunque nosotros no los veamos, objetos peligrosos pululan por la arena acechando a nuestra mascota: anzuelos de pescadores, colillas de cigarrillos, vidrios de botellas rotas…Hay que tener especial cuidado con los cachorros, que tienden a meter objetos extraños en la boca para jugar y experimentar y además de arena, pueden comer cualquier cosa que encuentren en la playa.

Golpes de Calor

Evita que tu perro haga demasiado ejercicio en la playa. Prepara para él una zona sombreada y ofrécele agua fresca a menudo

Los perros, al contrario de los humanos que podemos eliminar el calor a través de la piel, alivian el calor aumentando su respiración y a través de las glándulas sudoríparas de las plantas. A medida que el calor aumenta, el perro puede sufrir taquicardias, salivación excesiva, lengua pegajosa y decolorada y en cuadros más graves, pérdida de la consciencia.

El golpe de calor en perros es una de los problemas típicos de nuestras mascotas en verano, sobre todo para cachorros, perros mayores, perros de pelo largo y negro y perros con problemas de peso.

Para evitar un golpe de calor de tu perro en la playa, evita las horas centrales del día, mejor por la mañana o con la caída del sol. Ofrécele agua fresca a menudo y procura que esté en la sombra.  También puedes darle baños frecuentes en el mar para refrescarlo.

Es importante que elijas una buena sombrilla que proteja bien del sol, si es con los laterales cubiertos, mucho mejor, así evitarás los rayos de sol indirectos.

Si tu perro ha sufrido un golpe de calor, traslada a tu mascota a una zona sombreada y mójala con agua fresca (no muy fría y sin cubitos). Llévala al veterinario cuanto antes para que descarte posibles problemas en los órganos internos.

Oleaje

Es cierto, los perros saben nadar de manera innata, pero se pueden ahogar por el oleaje.

Si vas a una playa oficial para perros que cuente con bandera siempre con bandera verde.

En caso de no tener bandera utiliza el sentido común: Si tú no te meterías porque te parece peligroso, probablemente también lo sea para tu perro.

También puedes ponerle un chaleco salvavidas.

Medusas

Los perros tienen zonas del cuerpo más sensibles, como puede ser la barriga o ciertas zonas de la cara, que son más proclives a recibir una picadura de medusa.  Además, los cachorros, con su curiosidad innata hacia lo desconocido, pueden recibir alguna picadura en el morro de alguna medusa que se haya quedado en la orilla.

Si a tu perro le ha picado una medusa, enjuágale rápidamente la zona con agua fresca y llévalo al veterinario para que le pueda dar un tratamiento.

Sal y arena tras la playa

Baña bien a tu perro después de ir a la playa, porque el agua salada les puede provocar sequedad de la piel y picores, lo que puede hacer que el perro se rasque sin parar y se provoque una dermatitis.

A la vuelta de tus vacaciones pide cita en tu peluquería canina para darle un buen baño y eliminar cualquier resto de salitre y/o arena.

 

Más información en: Sr.Perro, Red Canina.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: