Colaboraciones Espacio de etología y educación

Hiperapego, el gran enemigo de la identidad canina

Hiperapego, el gran enemigo de la identidad canina.

Escribir sobre el hiperapego es reflexionar acerca de un problema que puede tener un elevadísimo porcentaje de perros que conviven con humanos.

El perro, como ya sabemos, es un animal muy social, y esa capacidad de relacionarse que tiene, es precisamente su talón de Aquiles a la hora de desarrollar este problema, que puede mermar muchísimo su calidad de vida. En todo perro hay un apego con su referente, con su guía, pero es al traspasar el límite de la normalidad cuando lo pasamos a llamar hiperapego, que se reconoce como un comportamiento anómalo del perro e indeseado.

El perro, un animal social.

La cualidad del perro como animal social, hace que sea muy fácil que aparezca esta anomalía, que cuando se instala en las redes neuronales del animal y si este se habitúa a ese comportamiento, luego es muy difícil hacerlo salir de él.

Son muchas las pautas que se dan para evitar este hiperapego, pero lo cierto es que, incluso teniendo mucho cuidado, éste aparece, sobre todo en núcleos familiares donde no hay un criterio uniforme a la hora de relacionarnos con el perro. En mi vida profesional, me he encontrado muchos más casos de hiperapego en núcleos familiares que en personas que viven solas con su perro.

Hiperapego o Ansiedad por Separación.

Hay muchísimos profesionales y entendidos de este tema que equiparan al hiperapego con la ansiedad por separación, aunque a mí personalmente me gusta distinguirlos.

Para mí el hiperapego es un vínculo excesivo y obsesivo del perro con su guía, pero provocado por una relación insana del propio guía. 

En el tema de la ansiedad por separación, esta no tiene que aparecer solo por hiperapego con el guía, también puede aparecer por otras circunstancias que envuelvan al perro como son el aburrimiento, la frustración, el miedo, la incomodidad de no estar a gusto en el lugar en el que se está por no ser un espacio seguro, etc.

Una de mis perras tiene hiperapego conmigo, y sin embargo, es capaz de gestionar estar sola en casa sin reproducir ningún tipo de comportamiento indeseado. Es algo que he trabajado mucho con ella. He potenciando sus fortalezas y trabajado sobre sus debilidades. Pero no solo de ella, también las mías, porque ese hiperapego fue provocado por mí al atravesar una situación muy particular.

Permite a tu perro ser independiente.

Los perros son seres dependientes y sociales, y es nuestra responsabilidad no quitarles su identidad y su independencia. Un perro debe gestionar de forma independiente determinadas situaciones.  Si no lo hace se verá muy mermada y disminuida su calidad de vida, y sobre todo perderá su identidad y su independencia. Los perros deben tener independencia para decidir por sí mismos como afrontar determinadas situaciones, y si los privamos de esa independencia, los privamos finalmente de ser perros felices.

Tenemos que ser conscientes de que, en la sociedad en que vivimos, nuestros horarios de trabajo y nuestros hábitos, hacen que nuestros perros tengan que pasar muchas horas del día separados de nosotros, y deben estar preparados para ello.

Señales de hiperapego.

Todos os podéis preguntar que cual es la forma de identificar que un perro tiene hiperapego.

Síntomas que nos indican que hay que mejorar o sanear el vínculo originado con nuestro perro:

  • Sigue a su guía por la casa sin dejarlo solo ni un momento.
  • No puede estar solo en ninguna habitación o estancia de la casa y reacciona llorando, o ladrando, calmándose inmediatamente cuando se le abre la puerta y se reúne con su guía.
  • En los paseos y sueltas en el parque, el perro no se mueve del lado de su guía y rehúsa jugar con otros perros.
  • No es capaz de tener un espacio en la casa donde retirarse a descansar de forma independiente, sin la presencia de su guía.
  • No lo podemos dejar atado en ningún sitio y alejarnos lo más mínimo sin que el perro entre en pánico.

Estos síntomas no son únicos, todo lo que nos indique que no tenemos un perro independiente parcialmente, nos está diciendo que puede existir hiperapego, y habrá que trabajar sobre eso para mejorar la calidad de vida del perro, siempre por supuesto, con la ayuda de un profesional, ya que éste nos sabrá diferenciar, no solo si es hiperapego o ansiedad por separación, sino que sabrá en qué grado está el perro y que protocolos hay que seguir para paliarlo.

 

Como siempre, me despido con una cita del genial Pablo Neruda en su obra Jardines de invierno:

«Mi perro me miraba, con esos ojos más puros que los míos, perdía el tiempo pero me miraba, con la mirada que me reservó, toda su dulce, su peluda vida, su silenciosa vida, cerca de mí, sin molestarme nunca, ni pedirme nada».

Queramos mucho a nuestros perros, pero seamos muy conscientes de preservar su independencia… Creedme, lo digo por mi propia experiencia…

Jose Luis Abad Gambero es educador y adiestrador canino. Desde el 2015 lleva realizando intervenciones en conductas indeseadas (agresividad, miedo, estrés, ansidedad). Formado en Educan y con formación complementaria en programas de reducción de estrés canino por Gedva .
Podéis contactar con él en su mail o en su facebook.

Más de José Luis Abad en El Galgo Alado®:
No se traiciona a un amigo
Querido amigo, cuánto duele tu partida.
Vínculo afectivo y refuerzo social en el adiestramiento.
La llegada de un nuevo compañero

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.