Espacio de terapias asistidas

Las Intervenciones asistidas con perros (IAP)

Las Intervenciones asistidas con perros (IAP)

Las Intervenciones asistidas con perros (IAP)

Las Intervenciones asistidas con perros (IAP) son una modalidad de trabajo orientado a objetivos donde se incluye un animal que cumple unos criterios específicos.

Debe ser dirigido por un profesional del ámbito de actuación (sanitario, educativo o social). Por esa razón, en Asgecan terapias, trabajamos codo con codo con los profesionales de los centros donde ofertamos nuestros servicios, realizando un verdadero trabajo en equipo, multidisciplinar y buscando la máxima calidad en las intervenciones.

Nuestra misión es ayudar a la mejora de la calidad de vida de las personas. Podemos intervenir en diferentes colectivos: Personas mayores, personas con diversidad funcional física, intelectual o sensorial, menores con o sin necesidades educativas especiales, personas en riesgo de exclusión social, enfermedades crónicas, problemas de adicciones, etc.

¿Por qué un perro?

Desde muy temprana edad desarrollamos interés muy especial por los animales. Desde bebés nos acompañan en los dibujos animados o como peluches para jugar. Esto se debe a la BIOFILIA, la conexión innata que tenemos hacia la naturaleza y otros seres vivos. Al incorporar el perro en una intervención hacemos uso de la biofilia y la potenciamos.

El perro actúa de la siguiente manera: elemento motivador, focaliza la atención, facilitador de la comunicación, lubricante social y emocional, estímulo multisensorial, elemento vivo de la sesión, modelador de comportamientos, aceptación incondicional. Pero el perro no es una terapia en sí, es un complemento o forma parte de ella.

¿Puede cualquier perro ser un perro de intervención?

El pilar más importante de estas intervenciones es el animal, el perro en nuestro caso. Debe cumplir unos criterios de temperamento, salud y preparación específicos para poder ser un perro de terapia y seguir siéndolo.

No se rata de razas concretas, si no de:

  • Una selección adecuada, según un temperamento y unas aptitudes óptimas para el trabajo que va a realizar, además de una buena salud.
  • Una preparación inicial específica para su trabajo.
  • Una introducción correcta a los contextos de trabajo.
  • -Un seguimiento y mantenimiento de su salud física y psicológica continua.

¿Cómo se trabajan los objetivos de la terapia?

Los objetivos que podemos trabajar son variados. Aumento de la motivación, mejora del estado emocional, mejora de la atención y la percepción, aprendizaje, memoria, lenguaje, capacidades funcionales, mejora de la interacción con su entorno y los demás o problemas de conducta, entre otros. El establecimiento de estos objetivos, por parte de los profesionales del centro será lo que determine la formación de los grupos y el diseño de los programas de intervención.

Los programas abarcan desde las áreas educativa, social y sanitaria, según los objetivos, el colectivo y el profesional con el que se trabaje.

La manera en que trabajamos los objetivos de cada intervención es mediante una estimulación cognitiva integral, es decir, una estimulación de todos los procesos psicológicos básicos del individuo (la motivación, la emoción, el aprendizaje, la atención, la memoria, la percepción, el pensamiento y el lenguaje). La figura del perro influye en todos estos procesos. Su mera presencia actúa de elemento motivador, de foco de atención y de tranquilizante. Todo esto se relaciona con los procesos de motivación, atención, percepción y emoción fundamentalmente. La estimulación de dichos procesos con su presencia, nos permite facilitar el trabajo de los procesos más complejos, como el lenguaje, la memoria, el aprendizaje y el pensamiento.

¿Qué se puede conseguir con las Intervenciones asistidas con perros?

Las Intervenciones asistidas con perros (IAP) pueden ayudar al control de varios síntomas, sobre todo, síntomas psicológicos y conductuales. Las IAA, inciden de forma especial en la esfera afectiva, no se han encontrado efectos secundarios asociados a su uso y tienen un efecto positivo en la cognición y en la calidad de vida de las personas. Rescata a la persona del aislamiento recurriendo al medio de comunicación más básico: el mundo de los sentimientos, las sensaciones y la comunicación no verbal. Es un nexo único con el mundo exterior, donde el animal ejerce un poderoso efecto ansiolítico y tranquilizante, mejora la movilidad, promueve las relaciones sociales y la integración.

Todo ello, para garantizar una intervención de calidad a los centros. Pero, sobre todo, por ellos, nuestros compañeros de trabajo y de vida, sin los que sin duda alguna no realizaríamos este trabajo.

Asgecan Terapias
Eva Vegue Parra fundadora de Asgecan Terapias en 2011, directora de formación, desarrollo de proyectos e I+D de Asgecan. Graduada en Psicología por la UNED, doctoranda en Ciencias de la Salud en la UCAM. Técnico en Intervenciones asistidas con perros por Liconln, entrenador de perros de terapia por Lincoln, Técnico Superior en Programas de Intervención y prevención en la Tercera Edad.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.