Espacio de salud y alimentación

Mitos de la dieta b.a.r.f.

A medida de los años (ya van para 8) que llevo dando alimentación natural cruda a mis perros he escuchado muchos mitos sobre este tipo de alimentación.

En todas mis formaciones, tanto para profesionales como para guías, intento ir desmintiendo algunos de ellos, los más repetidos  y manidos.

Aquí te dejo unos cuantos.

Mito 1: Los perros y los huesos.

Los huesos son peligrosos porque se astillan.

Siempre, lo primero que he escuchado a lo largo de estos años ha sido que los huesos son malísimos, que se rompe, que se astillas, que crean perforaciones….Los huesos cocinados son peligrosos para cualquier animal ya que pierden su estructura molecular, pierden el agua y se vuelven duros y problemáticos.

Cuando alimentamos de forma natural los huesos se dan crudos y rodeados de carne, de esta manera no correremos el riesgo de provocar problemas gástricos.

Aún eso siempre recordad de dar los huesos bajo supervisión, en forma y tamaño adecuado para vuestro perro o gato.

Los perros no digieren los huesos.

Los huesos carnosos aportan el calcio, entre otros nutrientes. Una dieta a base sólo de carne no es sana y podría llevar a deficiencias.  Si un perro está sano, su PH digestivo ayudará a asimilar los huesos.

Mito 2: La carne cruda y los parásitos.

La carne tiene muchos parásitos, no puede comerse cruda.

El perro tiene un sistema digestivo diseñado para comer carroña, es decir, su pH ácido, su intestino corto, etc., le hace apto para comer carne cruda sin preocuparnos de los parásitos. Siempre se recomienda comprar en carnicerías de confianza, por lo que una carne apta para consumo humano pasa una serie de controles sanitarios, con lo que es imposible que lleve una carga patógena significativa. Como norma se aconseja congelar la carne durante 3 días por precaución.

Se debe cocinar la carne, nunca darla cruda.

Generalmente la comida cruda es asimilada mucho mejor por nuestros animales. Puede haber casos de perros que no toleren la carne cruda, de manera que tendremos que iniciarles poco a poco, cocinando la carne (huesos nunca) y presentándosela progresivamente más cruda, para que no pierda propiedades por la cocción.

Mito 3:  Si los piensos tienen todo ¿para qué complicarme la vida?

El pienso tiene todo lo necesario por ser equilibrado.

Los piensos tienen ingredientes de ínfima calidad que los componen. Aquí os dejamos una entrada donde hablamos un poco más de los piensos y sus ingredientes. ¿Qué son los piensos realmente?

Este tipo de alimentación es mucho más cara que los piensos.

Si comparamos la alimentación natural con un pienso de gama baja (pienso de supermercado), sin duda es más cara. Pero si buscamos ofertas, cogemos confianza con el carnicero, un arcón congelador para aprovecharse de las ofertas, etc… puede ser incluso más barata que un pienso de gama alta.

Esta alimentación nutre a los animales y les otorga un sistema inmune más sólido, lo que hace que aparte de ahorrar en la comida, ahorremos en salud, evitando por norma general muchas visitas al veterinario por problemas de alergia, cáncer, obesidad, etc.

Os dejamos una pequeña comparativa para que os podáis hacer una pequeña idea de la diferencia de coste. Los precios de los productos de la dieta natural están tomados del supermercado Mercadona, sin ningún tipo de oferta o descuento. Los precios del pienso se ha tomado la media de 4 páginas web, también sin ofertas o descuentos.

 

Un perro puede comer un pienso verano.

Puede comer un pienso vegano, pero no se nutre de él. Este caso no es diferente al de cualquier pienso, la materia prima es de baja calidad por lo que los nutrientes los obtienen añadiendo aditivos de todo tipo, pero esto no quiere decir que el perro esté nutriéndose con un pienso vegano, a medio o largo plazo acabará pasando factura a su salud.

La proteína vegetal no es igual a la animal, por lo que su asimilación en tu perro no será adecuada, no la aprovecha de forma efectiva, dando lugar a carencias nutricionales. Esto es extrapolable a la relación entre, grasas vegetales y grasas animales.

Los perros no son veganos, son carnívoros adaptados.

Se tarda mucho tiempo en preparar la comida.

Es cierto que no es tan cómodo como el pienso. Puede que dé algo más de trabajo preparar esta comida, pero a la larga ahorraremos tiempo en visitas al veterinario.

Mito 4: Si no sabes de nutrición puedes no dar una dieta equilibra.

Hay que tener amplios conocimientos de nutrición para no desequilibrar la dieta.

¿Cuántos de nosotros calculamos los requerimientos nutricionales que necesitamos a diario? Como humanos, no tenemos en cuenta las proteínas, grasas e hidratos de carbono ideales según nuestra talla, edad, peso y actividad. ¿Por qué hacerlo con nuestro perro?

No es cierto que haya que ser veterinario nutricionista para alimentar a nuestros animales de forma natural. Lo importante en esta alimentación es informarse a fondo, no tener prisa y dar variedad a nuestros animales, ya que así supliremos cualquier carencia.

Ni tú ni tu perro podéis controlar lo que coméis a diario. El equilibrio nutricional se consigue con el tiempo, no se pueden dar todos los nutrientes necesarios a diario, nos volveríamos locos.

Casos de perros con alguna  patología, situaciones especiales, perros deportivas, senior…siempre, y es recomendable, empezar con la ayuda de un nutricionista que te asesorará y creará la dieta más adecuada para tu animal.

Mito 5: la dieta cruda y el exceso de proteina.

Tanta proteína es mala y causa fallo renal.

Lo primero que tenemos que entender es que gramos de proteínas no es igual a gramos de carne.

En BARF se proporcionan aproximadamente los mismos gramos de proteínas que en los piensos; por ejemplo, 100 gramos de un filete de ternera equivalen a 19,10 gramos de proteínas. Además, un exceso de proteínas en un perro sano no es ningún problema de salud. No son humanos, su cuerpo está diseñado para comer carne en cantidad, modificarlas en otros nutrientes o acumularlas para cuando no haya, y en un último caso eliminarlas por la orina sin ningún problema.

En cambio el defecto de proteína animal de calidad sí que puede generar problemas de salud serios. Incluso en la mayoría de los perros con problemas renales se sigue administrando una cantidad normal de proteína, ya que lo importante no es la cantidad, sino la calidad, y qué mejor calidad que la proteína del alimento natural.

Sólo en determinadas patologías puede que tu perro necesite una dieta especial, diseñada para él, por eso es tan importante tener un asesor nutricional que te ayude junto a tu veterinario de confianza, a crear esa dieta específica.

Estos son sólo algunos ejemplos. Seguro que si alimentas a tu animal con dieta natural cruda alguna vez te habrán dicho o alguno de estos u otros. Déjanos en comentarios lo que te han dicho a ti.

 

¿Necesitas ayuda para la dieta de tu animal? 

En El Galgo Alado® tenemos un servicio de asesoramiento online. Desde ahí podremos ayudarte con la nutrición de tu animal, asesorarte y dar solución a tus problemas. Si lo que necesitas es una dieta personalizada también podemos ayudarte.

Asesoramiento Nutrición

 

 

Raquel López es CEO y co fundadora de El Galgo Alado®. Especialista certificada en nutrición y dietética veterinaria. Asesora privada de nutrición animal. Técnico en Intervenciones Asistidas con Perro es Asgecan Terapias.

 

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.