Espacio de salud y alimentación

Por qué el tratamiento para la alergia de tu perro no funciona

Por qué el tratamiento para la alergia de tu perro no funciona

Por qué el tratamiento para la alergia de tu perro no funciona

Por qué el tratamiento para la alergia de tu perro no funciona es algo que nos preguntan a menudo en la tienda. Piensos hipoalergénicos, pastillas, cremas, corticoides y el perro no mejora o su pronóstico es medicación de por vida.

Aquí os traemos la traducción de un artículo de Dogs Naturally Magazine hecha en el blog de Puromenú que esperamos os sirva para aclarar por qué no funcionan los tratamientos y cómo se puede actuar de manera natural.

Una ayuda real al problema de las alergias y/o intolerancias

¿Tu perro sufre de alergias, intolerancias, picor en la piel, patas enrojecidas u orejas con ceras excesivas? Entonces no está solo. Por desgracia, las alergias en perros y gatos son cada vez más comunes y lo que es peor, son muy difíciles de tratar. Esto es porque la medicina convencional se suele centrar en curar los síntomas, pero no investiga la verdadera raíz del problema.

La buena salud comienza en el intestino

Dentro del tracto digestivo de tu peludo (y el tuyo) está el microbioma. El microbioma es una colonia de bacterias que viven en todo el cuerpo del perro, pero la colonia más grande e importante, vive en el tracto intestinal de tu peludo. Y aunque no parezca gran cosa, en realidad es una parte vital de su cuerpo pues esas bacterias sobrepasan en una proporción de 10:1 el número de células en su cuerpo. Solo en el intestino hay 100 mil billones de estos organismos.

Puede que hayas escuchado que el 70% del sistema inmunológico de tu peludo reside en los intestinos. De ahí la importancia del microbioma, de hecho, el microbioma es casi como un órgano más del cuerpo que tiene un rol critico en la salud e inmunidad del perro y gato.

Si el microbioma del perro no es saludable, nuestro peludo no puede estar sano. Esta es la razón principal por la que la mayoría de las medicinas, dietas y tratamientos para las alergias no funcionarán a la larga, ya que perjudican todavía más el delicado equilibrio de su microbioma y aumentan su probabilidad de padecer más alergias y otras enfermedades autoinmunes.

Las funciones clave del microbioma

Las bacterias en el microbioma de tu compañero tienen varias funciones claves en su organismo:

  • Ayudan a fabricar nutrientes importantes: Las bacterias en el intestino son responsables de producir gran parte de la vitamina K, así como algunas de las vitaminas B.
  • Ayudan con la absorción de nutrientes: Las bacterias intestinales ayudan a absorber las vitaminas y otros micronutrientes que son críticos para la salud de tu compañero.
  • Regulan el sistema inmune: Las células T son una parte importante del sistema inmune. Cuando el perro o gato es un cachorro, las bacterias en su microbioma ayudarán a entrenar a las células T para diferenciar entre bacterias amigables y dañinas. Esto prepara su sistema inmune para el futuro.
  • Fortalecen el revestimiento intestinal: Las bacterias intestinales producen ácidos grasos para mantener el revestimiento intestinal fuerte.

Si todo va bien con el microbioma, el perro o gato estará sano y protegido, pero si la colonia de bacterias se descontrola, puede comenzar a atacar el cuerpo de tu compañero para su propia supervivencia. Y ahí es cuando su salud sufrirá.

Un equilibrio delicado

Hay dos tipos de bacterias en el microbioma de tu perro: buenas y dañinas. Y el equilibrio entre estas bacterias es crítico y muy fácil de romper.

6 causas del daño del microbioma:

  1. Antibióticos
    El problema con los antibióticos es que matan indiscriminadamente tanto bacterias dañinas como buenas. Esto no solo altera su equilibrio, sino que puede eliminar a toda la colonia, dejando solo los gérmenes resistentes, que pueden crecer y multiplicarse. Incluso si tu compañero no ha tomado antibióticos anteriormente, si está comiendo alimentos de animales que han consumido antibióticos en exceso, tu compañero puede también verse afectado.
  1. Antinflamatorios y otros productos químicos
    Todos estos inhiben el crecimiento de bacterias buenas.
  1. Esteroides
    Los esteroides inhiben muchas funciones intestinales importantes, suprimen el sistema inmune y pueden conducir a la proliferación de bacterias dañinas.
  1. Vacunas
    Pueden interrumpir el sistema inmune e inhiben el crecimiento de bacterias buenas.
  1. Estrés
    Si tu compañero pasa largas horas solo o sufre de otros factores estresantes crónicos, esto lo hará más susceptible a tener un microbioma desequilibrado.
  1. Dieta
    Los perros y gatos que consumen alimentos procesados o dietas ricas en carbohidratos tendrán una flora intestinal desequilibrada. Los carbohidratos, especialmente aquellos con una carga glucémica más alta, son el alimento preferido para muchas bacterias dañinas y pueden causar un crecimiento excesivo de hongos y levaduras. Los productos lácteos, alimentos genéticamente modificados (OGM), conservantes, colorantes y agua clorada también pueden dañar el microbioma.

Cuando las bacterias en el microbioma se desequilibran, el resultado se llama Disbiosis y esta puede crear o empeorar las alergias e intolerancias a través de un cuadro llamado Intestino Permeable.

El Intestino Permeable: la nueva epidemia

Cuando el balance del microbioma está afectado, y las bacterias dañinas proliferan nuestro peludo puede empezar a sufrir un cuadro llamado Intestino Permeable caracterizado por un proceso en el que el intestino empieza a desarrollar pequeños agujeritos.

Alergias en perros y gatos

¿Cómo ocurre esto? El revestimiento del intestino, llamado revestimiento de la mucosa, se irrita e inflama cuando se produce disbiosis. Esta inflamación hace que las células que recubren los intestinos, también conocidos como enterocitos, se separen. Cuando esto sucede, las bacterias, los hongos y los alimentos no digeridos comienzan a filtrarse en el torrente sanguíneo.

El organismo no está preparado para que las proteínas sin digerir entren en el torrente sanguíneo, y cuando pasa, el sistema inmune se activa atacándolas y neutralizándolas. Algunas veces, el antígeno de la proteína extraña puede verse como la estructura de una de las proteínas del tejido del propio cuerpo, esto se llama mímica molecular y puede causar que el cuerpo cree anticuerpos contra sí mismo, que es la causa de la autoinmunidad y las alergias.

El intestino permeable también puede dar lugar a que las bacterias pasen a través del revestimiento del intestino, así como unas neurotoxinas bacterianas llamadas lipopolisacáridos. Estos definitivamente no pertenecen al torrente sanguíneo de tu perro o gato y circulan al hígado, los riñones, el corazón y otros órganos donde causan inflamación crónica y otras enfermedades.

Por lo tanto, el intestino permeable no solo causa alergias y trastornos de hipersensibilidad, sino que también crea autoinmunidad, que es la causa principal de un sinfín de problemas de salud comunes, entre los que se incluyen:

  • Dolor en las articulaciones
  • Enfermedad de tiroides
  • Enfermedad del corazón
  • Trastornos del sistema nervioso y de los ojos
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Colapsar la tráquea y parálisis laríngea
  • Trastornos del hígado, vesícula biliar y páncreas
  • Problemas de comportamiento (el estómago y el cerebro del perro se comunican a través del sistema endocrino)
  • Cáncer

A medida que los investigadores aprenden más sobre el microbioma y su delicado equilibrio, se vuelve cada vez más claro que el intestino permeable es una de las enfermedades más importantes y prevenibles en perros y gatos (y humanos).

Llegar a la raíz del problema

Si las alergias y/o intolerancias de tu compañero son causadas por un intestino permeable, es muy peligroso tratar la piel con cremas y esteroides antibióticos, así como alimentar al perro o gato con las dietas para la alergia ya que estas están cargadas de carbohidratos y conservantes que solo dañarán el microbioma y empeorarán el intestino permeable.

Si realmente quieres librar a tu perro o gato de sus alergias para siempre, deja de tratar su piel y sistema inmunológico y comienza a tratar su intestino.

Los pasos para ayudar a prevenir y reparar el intestino permeable:

  • Evita las medicaciones innecesarias: Idealmente encuentras un veterinario integrativo que considera también medios alternativos de curación.
  • Evita las vacunas innecesarias: una vez que un perro o gato adulto ha respondido a una vacuna, la investigación muestra que no puede necesitar más durante un largo período de tiempo. En lugar de vacunarlo anualmente, pídele a tu veterinario que realice primero una prueba de anticuerpos para ver si necesita esa vacuna (lo más probable es que ya esté protegido y no haga falta).
  • Reduce el estrés de tu peludo: si está solo en casa, consigue un compañero o llévalo a la guardería. Aunque no es un punto crítico para la salud de su microbioma, la compañía le vendrá bien.
  • Cambiar de pienso a un alimento natural en crudo: las croquetas requieren al menos 30% de carbohidratos (su fuente principal no solo son los cereales sino también los guisantes, patatas, etc) para mantenerlas juntas. Los carbohidratos alimentan bacterias dañinas, por lo que una dieta fresca y cruda es una mejor opción. Los cereales también contienen lectinas que irritan el intestino.
  • Evita los alimentos procesados: los alimentos procesados ​​contienen conservantes, ingredientes genéticamente modificados (soja, maíz, aceite de canola, etc.) y colores artificiales que dañan el microbioma.
  • Alimente a tu perro con alimentos orgánicos: los vegetales orgánicos estarán libres de pesticidas dañinos y las carnes orgánicas estarán libres de un exceso de antibióticos.
  • Evita los anti-nutrientes: muchos piensos contienen micotoxinas, estas son mohos que pueden causar reacciones intestinales severas y autoinmunes. La mantequilla de cacahuetes también contiene micotoxinas.
  • Dar probióticos: ayuda a tu perro y gato a recolonizar las bacterias amistosas con probióticos. Estos pueden provenir de alimentos como el kéfir u otros alimentos fermentados. Pero con cuidado porque muchos probióticos en realidad contienen alérgenos que pueden empeorar los síntomas de tu animal. Evita los probióticos basados ​​en productos lácteos o aquellos que contienen Lactobacillus casei, Lactobacillus reuteri y Lactobacillus bulgaricus.
  • Dar prebióticos: los prebióticos son el alimento de las bacterias buenas y les ayudan a producir ácidos grasos que protegen las células de la mucosa del revestimiento intestinal.
  • Dar enzimas digestivas para perros o gatos: las enzimas digestivas ayudan a descomponer los alimentos para que sus nutrientes puedan ser absorbidos. El síndrome del intestino permeable provoca que estas enzimas dejen de funcionar, por lo que deben volver a agregarse a la dieta. Los cereales y las legumbres también inhiben las enzimas digestivas, así que hay que quitarlas de la dieta de tu perro para siempre.Si estas frustrado con los tratamientos de alergia de tu perro o gato (medicaciones, cremas, piensos hipoalergénicos, etc) ya que ves que no funcionan, solo tienes que empezar a tratar sus intestinos…

 Artículo traducido con el permiso de Dogs Naturally Magazine. Fuente original:

http://www.dogsnaturallymagazine.com/why-your-dogs-allergy-treatment-doesnt-work/

Puromenú

Si necesitas ayuda para el paso a la dieta natural de tu perro consúltanos.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.